Un total de 55 de 95 planteles educativos de Shushufindi y Sucumbíos, cantones amazónicos que están en semáforo verde por bajos contagios de covid-19, mantienen sus clases presenciales; el resto, virtuales. Esta medida fue por precaución y seguridad, han dicho sus autoridades.

Según disposiciones del Ministerio de Educación, los planteles que tienen aprobado el Plan de Continuidad Educativa (PICE) pueden seguir con clases presenciales, aplicando las medidas sanitarias y el distanciamiento de 2,25 metros cuadrados por persona.

Asimismo, en lo posible deben mejorar la ventilación de las aulas, mantener abiertas las puertas y ventanas durante las clases, disponer de lavamanos con agua, jabón y gel desinfectante y establecer orden para salir a los recesos.

Los alumnos de la Escuela Rural Celiano Monge mantienen sus clases presenciales, mientras que al Colegio Técnico Shushufindi asisten a las aulas solo los de bachillerato; el resto estudia de forma virtual, desde sus hogares.

Ambos planteles son de Shushufindi, provincia de Sucumbíos que en los últimos 10 días reportó 584 nuevos contagios, según las cifras del Ministerio de Salud Pública (MSP). En la provincia habitan 180 000 personas.

Los dos cantones en verde tienen las mismas particularidades: los centros educativos están en caseríos rurales distantes, en las riberas de los ríos y sus poblaciones estudiantiles son muy pequeñas, en la mayoría de los casos no supera los 40 estudiantes.

Por eso y por “el impulso que han dado a la vacunación no hay una alta propagación del virus”, dice la directora distrital de Shushufindi, Noemí Bravo. Aunque también reconoce que este me sí tiene estudiantes y docentes contagiados.

En el caso de los 15 cantones en amarillo o de mediano nivel de riesgo la situación es diferente. Ya sea por decisión de los Comités de Operaciones de Emergencia (COE) cantonales o de las autoridades educativas, todos los planteles están en clases ‘online’.

Esto ocurre pese a que en los centros educativos con PICE se puede asistir de manera presencial en todos los niveles, excepto los estudiantes de educación inicial. El retorno es voluntario, pero los estudiantes deben tener el esquema completo de vacunación.

En esta situación están los cantones Pucará (Azuay), San Pedro de Huaca (Carchi), Guamote, Pallatanga y Penipe (Chimborazo) Cevallos (Tungurahua), Olmedo (Loja), Eloy Alfaro, Quinindé y Rioverde (Esmeraldas).
También Huamboya (Morona Santiago), Loreto y Orellana (Orellana), El Chaco (Napo) y El Pangui (Zamora Chinchipe). Juntos reúnen a 153 816 estudiantes, 7 770 docentes y suman 1 134 planteles públicos, privados, fiscomisionales y municipales.

En Pucará, el COE cantonal dispuso que sigan las clases virtuales. Según su presidente y alcalde, Luis Yánez, tomaron esta decisión porque limitan con la Costa, donde hay alto contagio. Muchos docentes vienen de esa región y conocieron que algunos se infectaron.

El contagio genera miedo en los padres de familia, explica Karina Tocto, rectora de la Unidad Educativa Sarayunga, donde se educan 285 estudiantes, desde inicial hasta tercero de bachillerato. Ellos regresaron a la presencialidad en octubre pasado y estaban contentos. Esta semana, en este plantel de Régimen Costa se reportaron cuatro de los 21 docentes contagiados. También hay estudiantes, pero no todos informan por miedo a ser excluidos o aislados por los mismos vecinos de la comunidad, explica la rectora Tocto.

“Es una situación complicada porque en la modalidad ‘online’ muchos padres no podemos orientar a nuestros hijos en las tareas y prepararlos para los exámenes finales, pero tampoco queremos exponerlos a que se contagien”, dice Amada Barreto.

En Olmedo, provincia de Loja, el COE cantonal también acogió todas las medidas impuestas por el ente nacional para el semáforo amarillo: 50% de aforo en todas las actividades menos las educativas, que se realizan desde los hogares.
En la Costa, los planteles venían preparando a sus estudiantes de bachillerato para los exámenes. “Con esto se retrasa todo, porque los estudiantes avanzan mejor sus proyectos con el apoyo presencial de los docentes, dijo Margarita Quiñónez, de Quinindé, provincia de Esmeraldas.

La mayoría de docentes en las tres regiones se alista para tomar exámenes virtuales, porque creen que por los niveles de contagios se mantendrán en esta modalidad por al menos 15 días más.

FUENTE: EL COMERCIO

Comparte esta noticia en tus redes

Deja un comentario

¿ESTÁS LISTO PARA DAR EL GRAN PASO?

Te acompañaremos en todo momento